Google+

3 de julio de 2018

Promesa

¡Ove! (1)
¿En tu pueblo,
no hay mas que,
bosques y desgracias?
¡Y orgullo, claro!

Aquí,
al otro lado,
de la frígida luna,
igual,
sin bosques.
Pero con frecuencia,
llegamos a desayunar,
al amanecer,
deslumbrados,
con la leche blanca,
y alguna promesa. 
¡Y orgullo, claro!



(1)  El escritor noruego Karl Ove Knausgard
 


 



13 de junio de 2018

La calma obedece

La calma obedece,
al profundo ritmo,
en el que,
el gesto íntimo,
se agiganta,
y las protege a todas,
con el fulgor de un designio.
Se saben,
más allá,
de los cantos nocturnos.
Sus miradas ocultas,
unen los colores antiguos,
Y los nuevos,
en un propósito coral.
No hay providencia,
hay suave belleza.

¿Pero cómo acepta, esta India,
fuera de campo,
de castas,
con los colores equivocados,
que este grupo,
vaya formando,
“la criatura más hermosa"
con la inocencia más poderosa,
frente al salvaje monzón,
de la miseria y el sexo felino?

¡Dovika, Suraya, Saira! ¿Dónde vais con los vestidos de la mujer única? ¿Shiva sabe?
 

 

 


10 de mayo de 2018

Coraza


A la escuadrilla Lafayette

¿Esta noche,
verdad?
¿Duermo contigo?
¿Cuántas mujeres?
¿Cuántas cada día,
al guerrero del aire,
se lo suplican?
¿Cuánto país?

Una voz,
también huérfana,
le advierte:
“Sus maridos,
Y muchos hermanos han muerto “.
“Por eso,
eres la simiente.”
“Después de,
Llevaras sus prendas íntimas,
en tu escuadrilla,
como una coraza,
contra el sorteo,
de la muerte,
quizás para renacer,
hacia lo alto.”

Nunca el enemigo,
allá arriba,
fue más hermano,
en el destino,
y en el placer.
¿Cuánto país,
en la noche?
¿Cuánto?

"Instantes ya olvidados, que encandilaron a dos países"








14 de abril de 2018

Clemencia

¡Esa infancia,
en la alfombra alpina,
de las flores osadas!


¡Que mano artesana
con destreza tierna,
la llevó al bello estampado,
del papel pintado,
y ahora realza tu cuerpo,
en el vestido deslumbrante,
con el tacto cariñoso,
que mereces.

Llévalo a la causa,
si al final,
fueras juzgada,
lo serás inevitablemente,
con más benevolencia,
pues el posible,
pálido y delgado juez,
fue paseado,
desde el vientre,
por ese mismo paisaje,
hierbas y flores,
que encandilaron también,
su vida mas temprana.

La clemencia,
Hacia ti,
surgirá pues,
de lo más hondo,
de sus entrañas. 
"Flores audaces...Destreza tierna"


18 de marzo de 2018

Revisión

Con los rayos L,
recién descubiertos
por la bella científica,
pudimos entrever,
una sombra andante,
entre Abrahán e Isaac,
con una mezcla en las ondas,
de música salmódica y rudo lenguaje,
que puede cambiarlo todo,
de la piedad,
al dolor del deber.
Estarían en revisión,
todos los Abrahans,
Y sus incontables Isaacs,
de nuestras guerras,
Y nuestras paces,
como lamentaba,
el joven mártir,
y poeta inglés.
¡Que ingente labor,
quizás para nada!

"El Isaac inglés, mártir y poeta". Wilfred Owen 

22 de febrero de 2018

Sin Perdón


Un gesto mínimo tuyo,
me amenazó,
con una humillación inmensa,
mientras nos rodeaba,
¡Tanta plácida belleza!

Ahora, en mi rincón favorito,
mientras ordeno,
mi colección de búhos,
me entero,
que desapareciste.
El tañido de campana,
cae suavemente,
sobre tanto impasible.
¡Nunca te perdonaré,
aunque tu ausencia,
sea también inmensa! 

"El mínimo gesto"

26 de enero de 2018

Deseo


Madurando, los frutos
acaban cayendo,
en la sombra pudridora,
si alguna mano,
llena de luz,
no los arranca.